¿Qué regalar a un niño cuando está en el hospital?

Autor   

¿Qué regalar a un niño cuando está en el hospital?

Los niños cuando están en el hospital tanto si es por algo puntual como si llevan más tiempo a causa de problemas serio de salud, somos conscientes de que precisan de bastante cariño y atención. Los padres y enfermeras hacen siempre lo fundamental porque puedan sentirse a gusto, por lo que merece la pena que los que les quieren les hagan una visita y regalen juguetes.

Una buena de poder agradar a un niño, es visitándoles en el hospital con un pequeño regalo, caso de los juguetes y peluches.

Los peluches son un buen regalo para los niños que se encuentran hospitalizados

Este regalo es un clásico, pues siempre se acierta, ya que niños y niñas siempre desean tener un peluche, incluso algunos llegan a dormir con peluches. Debes optar por uno que se adapte a los gustos, edad.

Solo tienes que elegir uno que pueda adaptarse a los gustos que tenga, su edad, o que se ajuste a lo que desea darle a un niño o niña que esté en el hospital.

Son de estos detalles que les gustan, aportan compañía y los van a recordar los niños de la edad que sea, pues además acostumbran a durar bastante. En definitiva, una buena forma de alegrar su estancia el tiempo que puedan estar y recordar a la persona que se lo regaló pasado el tiempo.

Juguetes para niños que se encuentren en el hospital

Deben ser una serie de juegos que hagan posible que liberen su tensión, pudiendo dar saltos, golpearlos, hacer ejercicio y demás, lo que le permitirá descargar adrenalina al niño en momentos complicados.

Los juguetes son juegos simbólicos de lo más recomendables para esos pequeños que se encuentran hospitalizados, como los títeres, animales, dinosaurios, coches, etc.

En el caso de las videoconsolas, se deben usar con precaución, siendo de lo más idóneas para niños que tengan que pasar bastante tiempo en el hospital y tengan dificultades a la hora de jugar con otros niños, divirtiéndose y despertando su imaginación.  En cuanto a los instrumentos musicales son también un regalo bueno, aunque son más indicados para e momento en el que salga la niña o niño del hospital.

Por otra parte, hay que buscar una serie de juguetes que se adapten a las circunstancias en las que se encuentren. Algunos en los que pueda jugar sin necesidad de utilizar las manos en caso de que tenga limitación en este sentido. Todos ellos recuerda que se tienen que elegir, dependiendo de la edad que tenga el niño o niña a quien se lo vayamos a dar.

No tienes que olvidar libros o revistas para que pueda distraerse con información que le sea de interés y así vuele su imaginación con la lectura. Un buen puzzle ayudará a que pase un rato de lo más agradable en el hospital tratando de completarlo.

Además de todos estos bonitos e interesantes regalos, siempre se puede hacer más atractivo el regalo utilizando disfraces. Desde la casa de los disfraces, nos comentan el aumento de peticiones de disfraces que hay para entregar regalos a los hospitales.

No son solo los padres o familiares los que demandan estos tipos de disfraces. Los payasos profesionales también recurren a los disfraces para valerse de ellos y añadir su arte para sacarles esa sonrisa que tanto necesitan en muchas ocasiones, no solo los pequeños, también la familia que pasa por un trance complicado.

Los niños necesitan mucho amor y también mucha evasión, pues todos coincidimos en que un hospital no es el mejor sitio para estar y menos para los pequeños de la casa. Jugar, aprender o reír, son fórmulas de lo más adecuadas para que pase el tiempo.

Todo esto se hace especialmente importante cuando el niño por el motivo de salud que sea debe pasar una larga estancia en el centro hospitalario. Son esos momentos en los que de verdad queremos que durante el mayor tiempo posible se olviden de dónde están y de sus problemas.

La salud es muy importante y cuando nos falla, independientemente de nuestra edad, todo lo que pueda paliar la situación en lo que nos encontremos es una gran ayuda, por lo que no dudes en hacer un buen regalo, que puede ser físico o contratar a unos payasos o magos, de verdad que hace mucho bien a los niños.