No subestimes el dolor de tus pies

Autor   

No subestimes el dolor de tus pies

Al hablar de salud, a muchos de nosotros y nosotras se nos viene a la cabeza una cuestión como lo puede ser el corazón, la salud mental, los dolores de cabeza, pulmón, riñones… Está claro que este tipo de dolencias son terribles y traen o pueden traer consecuencias realmente graves para nuestro cuerpo. Por eso son las más preocupantes. Pero la verdad es que la historia no acaba ahí y que son muchas más dolencias las que nos pueden amargar la vida en un momento dado. Un dolor de pies, por poner un ejemplo, puede ser realmente molesto y preocupante.

Son muchas las personas que, a día de hoy, sufren tremendos dolores de pies. Y lo peor de todo es que hay un buen porcentaje de esas personas que no son muy mayores, cómo podríamos llegar a pensar muchos de nosotros. Este tipo de dolencia afecta a sectores muy diferentes de la población y por causas muy diversas. Por eso es bastante importante que todos y cada uno de nosotros esté al tanto, algo que no siempre sucede. El hecho es que los pies constituyen la parte del cuerpo de la que más nos solemos olvidar.

Y, por mucho que nos olvidemos de ellos, los pies constituyen una base fundamental para nuestro equilibrio y nuestra vida. Son los culpables de que podamos caminar completamente erguidos y de que nuestras articulaciones se mantengan intactas, sin dolores de ningún tipo. Nadie puede esconder la importancia que tienen los pies y, por suerte, parece que poco a poco vamos adquiriendo la conciencia necesaria para tratarlos como es debido. Eso nunca está ni estará de más.

Un artículo publicado en el diario El Español informaba, en una de sus noticias, de un asunto que nos ha parecido preocupante y que es el origen de este artículo: un 80% de los españoles pisa mal, algo que tiene una influencia directa sobre nuestros pies y que hace que ni nuestra comodidad sea la misma ni se pueda garantizar el óptimo estado de salud de las zonas más bajas de nuestro cuerpo. Y lo peor de todo es que esto también sucede con los atletas: 4 de cada 5 también pisa mal. Las consecuencias de eso para alguien habituado a correr pueden llegar a ser terribles.

Quizá sea por todo lo que venimos hablando que el número de podólogos en España haya crecido más de un 19% en los últimos cinco años. Es este el dato que maneja el portal web Planta Doce, que afirma que ya son más de 7.000 los profesionales de este campo y que el 60% del sector está compuesto por mujeres. Está claro que la necesidad de cuidar de los pies es algo real y de lo que mucha gente se está empezando a dar cuenta ahora y eso es lo que explica que el trabajo y el número de clientes haya crecido en los últimos tiempos.

Debemos saber que los pies, aunque estén compuestos por una capa de piel bastante dura y resistente, sufren de lo lindo cada día. Sobre ellos carga todo el peso de nuestro cuerpo y esto es lo que, de alguna manera, provoca que se carguen y que se ocasionen dolores en dicha zona. Normalmente la gente suele achacar esto al cansancio, pero debes saber que esto puede dar pie a problemas como la fascitis. Esto es lo que nos han comentado recientemente desde la Clínica Marta García.

La causa de muchos de nuestros males

Pocos dolores tienen una incidencia más grande en la vida de las personas que el de los pies. Al contrario de lo que puede ocurrir en el caso de un dolor de brazo, de cabeza o de barriga, un dolor de pies nos limita a estar en casa y no salir. Y si salimos y lo forzamos, peor. Por eso esta es la causa de muchos de nuestros males. Y es que no cabe la menor duda de que un dolor de pies puede jugarnos una muy mala pasada en un momento dado. Está claro que es mejor prevenirlo antes que curarlo.

Lo mejor para todos y cada uno de nosotros es tener en cuenta todos los problemas por igual y buscar la solución adecuada para ellos en función de cuándo vayan surgiendo. Los problemas en los pies no son agradables y tienen la peculiaridad de que, cuanto más los vamos dejando, más graves suelen ser. Así que, teniendo esto en cuenta, ¿por qué no luchar para prevenirlos o curarlos? No cuesta nada y las ventajas son incontables. Y los inconvenientes que vienen asociados a la no actuación al respecto son bastante considerables.