Consejos para cuidar los dientes de leche en los niños

Autor   

Consejos para cuidar los dientes de leche en los niños

Los denominados dientes de leche son los que acompañan a los más pequeños una serie de años, de tal forma que lo mejor es cuidarlos desde que comienzan a salir para así tener una buena salud bucodental en la infancia. Desde Clínica Maroto Vellón nos aseguran que es necesario tener mucho cuidado con ellos, desde que comienzan a salir, puesto que se evitan malos hábitos y la propia salud dental, tanto a presente como a futuro. Vamos a ver algunos útiles consejos al respecto del cuidado de los dientes de leche.

Tips para el cuidado de los dientes de leche

  • Lavado de dientes tres veces diarias después de cada una de las principales comidas
  • De gran importancia, no debiendo olvidarse ni el cepillado de por la mañana después del desayuno ni el de la noche antes de ir a la cama.
  • Conviene dejar que el niño participe en la higiene bucal dependiendo de la edad animando a que se lave los dientes
  • Nuestra recomendación es que, al menos por la noche, haya control por parte de los padres y un repaso con cepillo.
  • Cuando el niño ya vaya controlando sepa escupir bien después de que se produzca el cepillado, mejor utilizar un colutorio infantil natural o que tenga bajo contenido en flúor.
  • No hay que usar ni colutorio ni pasta dental para adultos, pues tiene demasiado flúor.
  • Se recomienda el uso de hilo dental por las noches

Esto especialmente en los molares, pues es la parte que es más propensa a que aparezcan caries en los niños y el cepillo no llega a limpiar esta zona de manera adecuada. Los padres deben ser de gran ayuda en este sentido, pues los pequeños necesitan tiempo para tomar una técnica óptima. Ojo, también hay que pensar en que existe el riesgo de poder hacerse daño con el propio hilo dental y que se hieran las encías.

  • Una vez se laven los dientes, solo va a poder beber agua
  • Todo alimento o bebida de tipo azucara que ingieran después de lavarse los dientes, echará a perder la tarea.
  • No se debe abusar de los alimentos azucarados o bebidas, caso de los zumos o refrescos.
  • Cuando se tomen, lo mejor es que sea en casa, así se podrán lavar los dientes después de la ingesta y contrarrestar así los efectos nocivos de dichos azúcares.
  • En el caso de que los niños hagan deportes de contacto o arriesgados, lo mejor es que usen protectores bucales para así evitar lesiones o fracturas

Igualmente, no es complicado que, aunque no hagan esta clase de ejercicios, los niños puedan sufrir algún golpe en la boca. Por todo esto, lo mejor es que en el caso de que se rompa un diente al niño o se produzca una lesión que pueda afectar a los dientes, se haga un seguimiento adecuado para la prevención de determinadas complicaciones.

Necesario acudir a revisiones periódicamente con el odontopediatra

Por lo menos una visita al año desde que le salgan los dientes al niño. En muchos sitios hay programas de salud bucodental que facilita hacen más sencillas estas visitas, que cubre el sistema sanitario.

Si cuenta con alguna patología tiene que tratarse de forma que pueda prevenir mayores problemas o mejorar el desarrollo del pequeño. En este caso un seguimiento del odontopediatra es realmente importante.

No vale lavarse los dientes de cualquier modo

Solo el cepillarse bien es lo que permite eliminar los restos de alimentos y demás microorganismos que se adhieren a los dientes. No debe olvidarse que las encías, la lengua o el paladar no puedan quedar fuera de la llamada higiene bucal, por lo que deben frotarse o masajearse con el cepillo para eliminar de esa forma los restos que puedan quedar.

Todas estas recomendaciones que hemos contado pueden ser de gran ayuda a la hora de evitar o ir reduciendo los problemas que se puedan producir en el futuro, desde la ortodoncia hasta las caries

No olvidemos que la caries dental también es un problema en la infancia, pero se puede prevenir si se hace a edades tempranas. No olvidemos que casi todos los problemas dentales vienen por descuido de unas normas de higiene elementales, salvo los problemas de nacimiento, claro está.

Esperamos que te haya quedado claro, seguro que tu pequeño podrá disfrutar así de una mejor salud dental.