Qué hacer ante un dolor de muelas

Qué hacer ante un dolor de muelas

Una infección, la enfermedad en las encías, el brruxismo (apretar o rechinar los dientes), traumatismo dental, mala mordida anormal, erupción dental (en bebés y niñ@s pequeños)… estas son las principales causas de un dolor de muelas, y casi todo el mundo ha sufrido uno alguna vez. Pero la mejor forma de saber a que se debe un dolor de muelas, es un examen completo de la cavidad oral, aseguran en MYCA, una clínica dental que nace con el objetivo de cuidar de la salud bucodental de toda la familia. Está formada por un equipo joven, con ganas de cambiar el concepto de Odontología y que las visitas al dentista, sean de lo más agradable posible. Su equipo de profesionales ofrece diagnósticos precisos y soluciones integrales gracias a que cuentan con la última tecnología y las técnicas más actualizadas. Sus tratamientos dentales abarcan todas las especialidades de la Odontología: Ortodoncia, Implantología Oral, Estética Dental, Prótesis, Endodoncia, Cirugía y Odontopediatría.

No conviene olvidarse de vigilar el interior de nuestra boca. Si hay pues alrededor del diente o de la muela, esto es, un absceso, puede ser una infección bacteriana. Si además, hay inflamación, las encías sangran o hay pérdida del hueso que rodea el diente, la cosa puede ser grave. Una infección de esas características podría provocar un ictus o un infarto en la persona afectada.

Presta mucha atención a los siguientes síntomas porque si sufres alguno de ellos, deberías acudir al médico cuanto antes:

  1. Fiebre
  2. Dolor al morder
  3. Supuración con sabor desagradable
  4. Dificultad para respirar o tragar
  5. Inflamación alrededor del diente
  6. Dolor constante que no desaparece

Una infección en la boca, si no se trata rápidamente, se transforma en una septicemia, que es lo que pasa cuando el cuerpo lucha exhaustivamente contra una infección, y si esta avanza y no se trata, puede provocar la muerte del afectado o afectada. ¿Sabes que hay cerca de 2.000 personas al año ingresan en el hospital a causa de esta afección? Pues es así, y la mayor parte de las veces es por una infección bacteriana que podría haberse tratado.

Ante un dolor de muelas, debemos acudir al dentista para que nos examinen la boca. Es muy peligroso, ya que puede derivar en septicemia, e incluso puede causar la muerte. Has de tener en cuenta, que cuantos más detalles le des al odontólogo acerca de tu dolor, será mucho más fácil determinar la causa del mismo. Así que, trata de describirlo de la manera más precisa posible. Algunos términos usados por las personas que sufren dolor de muelas son los siguientes: ardor, hormigueo, electricidad, fogocidad, dolor punzante, adormecimiento… Tu dentista te agradecerá que le facilites la tarea y tú, tendrás antes un diagnóstico acertado.

Remedios caseros para aliviar el dolor de muelas

Un dolor de muelas puede resultar muy intenso, no siempre sabemos por qué duele y exige una visita al dentista lo más urgente posible. Pero a veces el dolor llega así, de repente, y no es posible ir inmediatamente al dentista. ¿Qué podemos hacer? Los profesionales de la salud no dejan de recordarnos que no nos automediquemos, y mucho menos que tomemos antibióticos sin prescripción médica. ¿Entonces qué?

Pues bien, existen ciertos remedios caseros que pueden ser muy útiles para aliviar el dolor de muelas. Algunos son los siguientes:

  1. Aplicar frío en la zona afectada, lo que hará de anestésico local.
  2. Poner hielo envuelto en una gasa, nunca directamente sobre la piel en la zona dolorida, o aplica compresas frías.
  3. Hacer enjuagues bucales con sal y agua tibia varias veces al día.
  4. Limpiar posibles restos de comida con hilo dental para reducir la presión

Lo que nunca debes hacer

Existe mucha leyenda alrededor de los remedios para aliviar el dolor de muelas. Algunos, como los que hemos visto anteriormente, sí funcionan, y su eficacia como analgésicos, está totalmente demostrada. Pero algunas prácticas, podrían resultar contraproducentes e incrementar el dolor.

  1. Tomar ácido acetilsalicílico. Si la encía sangra y tomamos este medicamento, aumentará la hemorragia.
  2. Colocar un trozo de aspirina en la muela para aliviar el dolor. Esto es muy peligroso y puede llegar a quemar las partes blandas de la boca.
  3. Tomar antibióticos. A veces las muelas duelen pero no hay infección, por lo que no es necesario tomar antibióticos. Es necesario que un dentista nos los recete.
  4. Poner hielo directo en la muela. Esto solo hará que la muela duela más, ya que actúa como si masticásemos algo frío, aumentando dolor.