La salud dental influye en el estado de la salud general

Autor   

La salud dental influye en el estado de la salud general

La salud es lo más importante, se dice en ocasiones. Seguro que todas las personas que habéis empezado a leer estas líneas lo habéis escuchado o lo habéis dicho en algún momento de vuestra vida. Es lógico que así sea. Pero, ¿pensamos así realmente o solo lo decimos para consolarnos por culpa de la falta de otra cosa? Este tipo de preguntas se hacía el titular de un artículo publicado en la web de La Mente es Maravillosa. No cabe duda de que, para nosotros, la respuesta es positiva. La salud es lo primero que tenemos que conservar porque, sin ella, lo demás carece de sentido. Sin embargo, lo que mucha gente piensa es que son cosas más importantes las que nos hacen llegar a ese estado de salud que deseamos.

En la web Paho.org se hace incidencia en la importancia que tiene un tipo de salud para la salud en general. Hablamos, como no podía ser de otra manera, de la salud bucodental. La verdad es que, si nos paramos a pensarlo, nos daremos cuenta de la relevancia que tiene el hecho de tener unos dientes sanos en el desarrollo de nuestro día a día. Si no conseguimos disponer de esa salud dental, los dolores molares e incluso otro tipo de dolores como los de cabeza se convertirán en habituales. Y eso es algo que perjudica a nuestro cuerpo de un modo de lo más evidente. Evitar estas situaciones es imprescindible y ojalá que podamos conseguirlo. La salud dental es indispensable para ello.

Hay muchas personas cuyos dolores de cabeza podrían ser atribuidos a una mala salud dental. El problema es que no todo el mundo conoce la incidencia que tiene un mal estado de nuestras piezas dentales en varios de los dolores físicos que nos asolan. Eso es lo que nos han transmitido recientemente desde la clínica dental Integra. Lo cierto es que ha aumentado el número de pacientes que han tenido problemas relacionados con este asunto y que han acudido a visitar a su dentista con el objetivo firme de ponerle fin a este tipo de dolencias.

Estamos hablando de problemas que son habituales entre personas de diferentes consideraciones. Los niños tienen problemas en este sentido y los mayores también. Unos sufren unos dolores más fuertes y otros los sufren en pequeñas píldoras, pero no cabe duda de que encontrarnos mecidos por los caprichos del dolor no es cómodo para nadie. Hay que poner todo el conocimiento que tengamos en liza para procurar que nadie tenga porqué sufrir dolores físicos ocasionados por una mala salud dental. Está claro que eso solo nos va a traer problemas por todos lados.

La mala salud de nuestros dientes también nos produce desventajas a la hora de hacer deporte 

Uno de los ámbitos de la vida en el que es evidente que bajamos nuestro rendimiento cuando tenemos una mala salud dental es el deportivo. Un deportista puede experimentar numerosos cambios en su rendimiento (y todos para mal) cuando no cuida de sus dientes como realmente debería. Lógicamente, eso no solo hace que los resultados que obtenga sean peores, sino que también puede hacer que se multiplique el cansancio y, lo que es peor, el riesgo de lesión. Como veis, todo lo que tiene que ver con una mala salud dental está plagado de ventajas. Y no es hasta que se nos genera un problema evidente cuando nos damos cuenta de lo realmente peligroso que es tener una mala salud en nuestra boca.

Conseguir que estos resultados cambien y que la tendencia sea otra es algo que creemos que está en manos de todos. Por una parte, es lógico que las clínicas dentales tienen algo que ver en todo esto puesto que son las que realizan las campañas de marketing y publicidad necesarias para que la gente sepa que tiene una opción para cuidar de su boca. Por otro lado, y como no podía ser de otra manera, las instituciones públicas tienen que apoyar a las clínicas en este sentido porque también están interesadas en cuidar de la salud pública de su población. Finalmente, es necesaria la colaboración de la sociedad civil. Y es que todo el mundo debe ser consciente, casi sin la necesidad de que se lo digan, de que es importante cepillarse los dientes a diario y acudir al dentista al menos una vez al año.

Hay mucho en lo que trabajar si queremos que este campo de la salud nos dé más alegrías. Ojalá que sea posible que, más pronto que tarde, podamos darle un vuelco a este asunto. La influencia de la salud dental sobre la salud general es muy grande, más de lo que creemos, y conviene que cuidemos de las dos del mejor modo posible para que nuestra calidad de vida sea la que realmente queremos y la que realmente nos merecemos.