La exposición al sol, su prevención y sus riesgos

Autor   

La exposición al sol, su prevención y sus riesgos

El sol tiene múltiples efectos beneficiosos para nuestra salud, además de ayudarnos a fijar en nuestro organismo la vitamina D, nos proporciona una enorme sensación de vitalidad y de alegría, invitándonos a relajarnos y disfrutar del aire libre y la naturaleza, si bien debemos protegernos adecuadamente de sus rayos solares, y evitar una exposición prolongada, así como las horas de máxima intensidad, pues una sobreexposición solar conlleva muchos riesgos para nuestra salud, y las personas que por su trabajo, como puede ser el sector de la construcción, están muchas horas a la intemperie deben tener un especial cuidado y protección con su piel, tal y como fija la legislación española sobre normativa de enfermedades profesionales de la piel. De hecho, hace poco quería hacer reformas en mi casa y para evitarme tener este tipo de problemas con los trabajadores, decidí contratar a una empresa profesional, Construmariño, cuya sede social está situada en la localidad de Baiona, provincia de Pontevedra, y se dedica a la construcción de obra nueva, reformas, rehabilitación, etc.

Y es que a veces hay que dejarse de ahorrar contratando a chapuzas para las reformas de casa, porque al final todo acaba saliendo más caro a la larga. Ya se sabe, como se suele decir, lo barato sale caro. Así que no hay nada mejor que una empresa de confianza, con todo en regla, desde protocolos de seguridad (pues uno de los problemas que pueden sufrir los trabajadores de este sector industrial es el golpe de calor, que se produce cuando la temperatura corporal sobrepasa los 40 grados y nuestro cuerpo no es capaz de autorregular su temperatura, pudiendo en casos extremos llegar a causar la muerte, puesto que a veces sus síntomas pasan bastante inadvertidos) hasta compromisos de entrega de obras en el tiempo acordado.

Pues bien, como decíamos antes, tanto para empleados que trabajen al aire libre como para cualquier particular, para evitar los riesgos de una inadecuada exposición al sol resulta sumamente importante saber protegernos adecuadamente, por lo que vamos a recordar los principales consejos:

  • Antes de salir de casa, sobre la piel limpia y seca, se debe aplicar un protector solar con un factor de protección adecuado al tipo de piel de cada persona, pues la sensibilidad a la exposición solar varía según el tipo de piel, ya que no es lo mismo una piel clara, que oscura o morena.
  • Tenemos que utilizar un sombrero de ala ancha o un gorro con visera para proteger la cabeza.
  • La protección ocular es sumamente importante para proteger nuestros ojos de los rayos ultravioletas.
  • Es conveniente beber abundante agua, sin esperar a tener sed, pues mantenerse bien hidratados es primordial.
  • Debemos evitar las horas de mayor intensidad solar, generalmente entre las 12 y las 16 horas, pues en este intervalo de tiempo suele ser cuando las temperaturas son más elevadas y la radiación del sol es más dañina para nuestra piel.
  • Es conveniente buscar la sombra, mediante parasoles, toldos, árboles, pero hay que recordar que no protegen totalmente contra la radiación solar.
  • Aunque el día esté nublado, y por tanto haya presencia de nubes, las precauciones deben mantenerse, puesto que los rayos solares son capaces de atravesar las nubes.

Qué hacer si nos excedemos en la exposición al sol

Si a pesar de tomar estas precauciones, nos excedemos en la exposición al sol, debemos recordar que los rayos solares penetran en nuestra piel, siendo el signo más visible de ello las quemaduras, que pueden llegar a dañar y matar algunas de nuestras células ,y aunque los síntomas de estas quemaduras al cabo de unos días desaparezcan, el daño en nuestro organismo permanece, pues la piel tiene memoria y acumula los efectos sufridos, produciendo un envejecimiento prematuro de la piel, arrugas, pecas, daños en los ojos produciendo, como consecuencia, cataratas, e incluso tumores no cancerosos o cancerosos.

Por lo tanto, debemos vigilar con especial atención cualquier mancha, verruga o lunar que tengamos en nuestro cuerpo, pues ante cualquier cambio de color, aumento de tamaño, variación de los bordes o del aspecto, así como sangrado, debemos acudir lo más rápidamente posible a una consulta médica.

El melanoma es el cáncer de piel más agresivo y está aumentando cada año, las personas de raza blanca con la piel clara, el cabello rubio y los ojos azules o verdes, que se queman con facilidad tienen un mayor riesgo de padecerlo. Según un estudio realizado, en edades inferiores a los 45 años tienen mayor riesgo de padecerlo las mujeres, después de los 45 años es más frecuente en los varones.