De cómo reparé el coche y me averié yo

Autor   

De cómo reparé el coche y me averié yo

Soy de esas personas que la pasión por la mecánica le viene de familia. Mi padre fue mecánico y pese a que yo no seguí el mismo camino, sí que tengo la suficiente pericia como para que sea un hobby que no practico tanto como debería.

En mi casa tengo un Mercedes 190 16v que pese a tener más de 30 años es nuestro niño mimado. Se encuentra como un roble, aunque a veces le salen las típicas averías que un coche de su edad puede tener. Otra persona lo mandaría a un taller, pero yo aprovecho y me sumerjo en él por el mero placer de pasar un tiempo con él.

A lo mejor arreglarlo me lleva 2 o 3 fines de semana, pero siempre termino arreglándolo siempre que sean averías de no mucha dificultad, donde ahí sí que prefiero llevarlo a talleres de amigos de mi padre.

El caso es que desde hacía unos meses notaba que los amortiguadores ya no andaban como deberían. Aquí es donde recurrí a Reparatelotu, una empresa donde mediante su web online, puedes encontrar lo que necesites para reparar tu coche. Tiene un buscador donde lo que tienes que hacer es encontrar tu marca y modelo, para luego buscar justo lo que necesitas y puedes ver su precio.

Si estás de acuerdo, lo puedes comprar cómodamente mediante un formulario y te lo llevan a casa. Eso fue lo que hice y cómodamente tenía los amortiguadores que necesitaba. Me llegaron el viernes y el sábado por la mañana estaba como un campeón liado con mi “Merchy”.

Una desagradable sorpresa

El caso es que estando tumbado fui a levantarme y me pegó un latigazo en la zona lumbar que me quedé en el sitio. Gracias a Dios estaban mis hijos y me llevaron al sofá. Nunca había tenido lumbago, pero nada más darme ya sabía que era precisamente eso.

La medicina y la tecnología permiten que uno puede saber a ciencia cierta lo que le pasa, no obstante, voy a contarte más sobre el lumbago para que así sepas lo que he tenido que pasar:

El lumbago, también llamada lumbalgia se suele caracterizar por causar un dolor en la zona baja de la espalda y se produce por afección de alguna de las estructuras de la zona, vértebras, discos intervertebrales, ligamentos o músculos. Las causas pueden ser de lo más variado, tensión muscular, desgarros musculares o de ligamentos, hernias, artritis o artrosis.

Este tipo de dolencias las propician la mala forma física o trabajos que sobrecarguen la zona lumbar, así como estar mucho tiempo de pie o sentado, así como hacer movimientos indebidos bruscamente, este último fue mi caso con el coche.

Síntomas del lumbago: Se produce dolor en la zona, el cual se agrava al andar, produciéndose una irradiación del dolor a zonas inferiores. Podemos sentir contracturas musculares que limitación de la movilidad. Síntomas bastante fuertes que suelen tener como complementa con fiebre, siendo importante ir al médico lo antes posible que uno pueda.

Tratamiento: En caso de que sea aguda, lo más normal es tener reposo en cama por uno o dos días. Si el dolor es muy fuerte, se puede calmar con antiinflamatorios y analgésicos que te recete el médico y que vienen muy bien.

El tratamiento fisioterapéutico se puede realizar con: electroterapia analgésica, calor, osteopatía y técnicas que reduzcan el dolor y mejoren la situación del paciente aquejado de la dolencia. Cuando superamos la fase aguda, es recomendable realizar una tabla de ejercicio para la tonificación de la zona lumbar.

Prevención para las recaídas: Para evitarlas lo más recomendable es usar calzado que tenga poco tacón, sillas y mesas ergonómicas, así como evitar estar sentado o de pie en periodos prolongados, dormir de medio lado con una almohada entre las piernas o evitar la tan dañina obesidad.

Para finalizar, lo más importante es que ante cualquier indicio que te pueda indicar una lumbalgia no realices trabajos que puedan comprometer tu espalda, por lo que te recomendamos que acudas a tu médico, el cual podrá indicarte el tratamiento que debes llevar para superar tu dolencia y sobre todo prevenir que no vuelva a producirse en el futuro.