Plantas medicinales para el estrés

Autor   

Plantas medicinales para el estrés

El estrés es una reacción fisiológica del organismo ante una situación amenazante. Las plantas medicinales, junto con una alimentación equilibrada, que puede incluir complementos alimenticios si es necesario, y la aplicación de técnicas de relajación pueden contribuir a resolver el problema.

En principio, el estrés no es una enfermedad, sino un mecanismo de defensa. Ante un peligro, el cerebro envía una señal al cuerpo, que se prepara de manera natural para reaccionar segregando más adrenalina y otras hormonas. Como consecuencia de ello, se acelera el ritmo cardíaco, se inyecta más sangre en el sistema muscular y aumenta el nivel de insulina para generar más energía. Sin embargo, el estrés puede ser patológico cuando se convierte en permanente. Las tensiones de la vida moderna (problemas económicos o laborales, atascos, prisas etc.) provocan una sensación de peligro permanente, que puede generar un estrés continuado. También pueden provocar estrés sucesos inesperados o traumáticos, como la pérdida de un ser querido, un accidente o una enfermedad grave. En estos casos, el organismo se desgasta excesivamente, lo puede ser fuente de muchas enfermedades, como infartos y úlceras de estómago.

Pueden ser síntomas de estrés una respiración rápida, un ritmo cardíaco más acelerado, la sudoración excesiva, el temblor, la hiperactividad, el dolor crónico, los trastornos digestivos, la falta o el exceso de apetito, el dolor de cabeza, los trastornos del sueño, el nerviosismo, la irritabilidad, las lagunas en la memoria, la falta de concentración, etc. Estos trastornos también pueden ser síntomas de otras enfermedades, por lo que es conveniente consultar con el médico.

Una alimentación equilibrada rica en alimentos con propiedades antioxidantes, contribuirá a compensar los efectos del estrés en el organismo. Para combatir las causas del estrés, en primer lugar hay que tratar de cambiar la manera de percibir y afrontar los problemas que nos plantea la vida. Lo mejor es mantener una actitud positiva ante ellos y saber adaptarse cuando no tienen solución. Es conveniente compartirlos con los familiares y amigos en vez de asumirlos en soledad.

shutterstock_214779424reducida

Plantas medicinales para relajarse

Además, para combatir el estrés hay que aprender a relajarse, para lo que nos pueden ayudar las plantas medicinales.

  • Albahaca (Ocimum basilicum): por sus propiedades sedantes se utiliza para calmar los nervios y la irritabilidad.
  • Avena (Avena sativa): contiene el alcaloide avevina, con efectos reequilibrantes del sistema nervioso. Se emplea para combatir el nerviosismo, el agotamiento, la depresión y el insomnio.
  • Borraja (Borago officinalis): equilibra la excesiva secreción de hormonas suprarrenales cuando se produce una situación de estrés.
  • Cava-cava (Kawa-kawa): su raíz es un ansiolítico natural utilizado en las alteraciones del sistema neurovegetativo.
  • Espino blanco (Crataegus monogyna): sus flores y frutos constituyen un ansiolítico muy eficaz. Muy indicado para las personas que sufren nerviosismo.
  • Ginseng (Panax ginseng, P. quinquefolium): se considera un adaptógeno, porque ayuda al cuerpo a adaptarse a su entorno. Está indicado contra la depresión y el estrés.
  • Hipérico (Hipericum perforatum): llamado también hierba de San Juan, constituye un buen remedio para el nerviosismo, la ansiedad y la depresión.
  • Lavanda (Lavandula officinalis): tiene efectos sedantes y reequilibrantes del sistema nervioso, y se utiliza contra trastornos nerviosos, como ansiedad, insomnio o palpitaciones.
  • Lúpulo (Humulus lupulus): esta planta tiene efectos sedantes y tranquilizantes. Se recomienda para combatir el nerviosismo y el insomnio.
  • Melisa (Melissa officinalis): por sus efectos sedantes y equilibrantes del sistema nervioso, se utiliza contra el estrés, la depresión, la ansiedad y la sobreexcitación nerviosa.
  • Pasiflora (Passiflora incarnata): sus hojas y flores actúan como un ansiolítico, muy indicado para el estrés continuado.
  • Tilo (Tilia cordata, T. Platyphyllos): la flor de esta planta se utiliza para combatir la inquietud, la angustia, el insomnio y el nerviosismo en general. De hecho, es uno de los remedios naturales más empleados contra este mal. Actúa como un sedante.
  • Valeriana (Valeriana officinalis): la raíz de la planta relaja el sistema nervioso central y vegetativo, y reduce la ansiedad. Se emplea para combatir los trastornos nerviosos y el insomnio.

La acción sedante de los aceites esenciales

Los aceites esenciales, a través del olfato o de los poros de la piel, estimulan el hipocampo y el tálamo conectados con el hipotálamo, región del cerebro que regula la producción de hormonas vinculadas con los estados de ánimo.

  • Se pueden inhalar directamente aceites esenciales de lavanda, impregnando un pañuelo con una gotas, tomando baños de vapor o utilizando difusores o vaporizadores.
  • Otra manera de aplicar los aceites esenciales es el baño. Una combinación de aceites esenciales de lavanda, romero, limón e incienso diluida en el agua de la bañera puede ayudar a relajarse y combatir el estrés.
  • Para algunos, el método más efectivo de aplicar los aceites esenciales es el masaje. Sus molélulas penetran en el organismo por los poros de la piel y a través de la sangre llegan al sistema nervioso. Para que no provoquen irritaciones o quemaduras, los aceites esenciales deben aplicarse diluidos en un aceite portador de avellanas, almendras dulces o girasol. Los masajes con aceites esenciales de lavanda y de sándalo tienen un efecto sedante, mientras que el de ravensara aromática tonifica el sistema nervioso y ayuda a combatir el estrés y el insomnio.

Algas contra el estrés

Una de las causas del estrés es la falta de minerales y oligoelementos. Los vegetales con mayor contenido en estos elementos son las algas. Existen tratamientos para hidratar la piel con algas que permiten absorber también las sustancias minerales. Por sus efectos revitalizantes y bioactivadores, estos tratamientos son relajantes y tonificantes.

  • Los baños con hojas de algas trituradas y sal marina gruesa tienen un efecto relajante.
  • También resulta relajante un masaje con gel de algas frescas, que tiene efectos lubricantes y exfoliantes.
  • El tratamiento con fango de algas en agua marina favorece la absorción de los minerales y las vitaminas y combate el insomnio.
  • Para aliviar las contracturas musculares provocadas por el estrés en la espalda o el cuello se pueden aplicar cataplasmas con fango termal de algas.
  • La mascarilla de algas Spirulina o Chlorella, además de eliminar rastros de cansancio en la cara, tiene efectos relajantes.
  • Las envolturas de algas consisten en aplicar una crema de extractos de algas por todo el cuerpo. Este tratamiento tiene un efecto hidratante y mineralizador.

Deja un comentario