Las cirugías más curiosas

Autor   

Las cirugías más curiosas

Últimamente está aumentando espectacularmente la demanda de operaciones de cirugía estética bastante insólita, relacionadas con la altura, el color de los ojos o el tamaño del miembro viril.

Una de las más sufridas es el alargamiento de piernas o elongación ósea, utilizada originalmente para curar malformaciones en los huesos, pero que en la actualidad han utilizado varias modelos o aspirantes a serlo para aumentar su altura. Aunque existen varias técnicas, el método más usado es el Ilizarov, que a su vez es el que presenta mayores complicaciones. El procedimiento consiste en separar el hueso en dos secciones y fijar la pierna a un aparato que se mantiene mediante alfileres que perforan los músculos y el hueso. Después se fijan tornillos en la separación que se ha hecho del hueso, separándolos un milímetro al día, de manera que el hueso se regenere con su nueva separación o altura. Los riesgos de este método (a parte de lo doloroso que resulta) ocurren cuando se acelera o disminuye el ritmo o la longitud de separación de los tornillos, pudiendo ocasionar que el proceso se complete antes de lograr la longitud deseada o, por el contrario, que no se puede completar la regeneración ósea. Actualmente se realiza en el fémur y la tibia. Se debe realizar entre los 9 y los 25 años, ni antes ni después.

Este tipo de técnica puede ser muy útil para corregir las malformaciones de mandíbula.

Duración: un mes por cada centímetro que se desee ganar. Normalmente el tratamiento se aplica durante 6 u 8 meses.

Otra operación utilizada para aumentar la altura son los implantes de silicona en la parte superior de la cabeza, entre el cráneo y el cuero cabelludo, con lo que se pueden ganar hasta 5 cm. Las modelos, bomberos y azafatas son los más asiduos de este procedimiento. es un procedimiento muy sencillo que solo requiere anestesia local.

Detalles: anestesia local. Tres días de posoperatorio. No es necesario cortar el cabello.

Coste aproximado: 5000 euros.

Gracias a la cirugía láser, ahora podemos cambiar de color de ojos olvidándonos de las lentillas de colores. El láser destruye los pigmentos del iris que le aportan color, aclarándolo y obteniendo colores que van del marrón al verde o el azul, dependiendo del nivel de aclarado que el paciente desee. El inconveniente es que este procedimiento solo se aplica a pacientes con ojos marrones, ya que consiste en aclarar y nunca en oscurecer la pigmentación. Lo que debemos tener en cuenta es que el aclarado hace que los ojos tenga un aspecto “transparente” o acuoso, como los de un bebé, y no llegando a alcanzar un azul intenso.

Duración: 20 minutos aproximadamente. Resultados permanentes.

Coste aproximado: 2000 euros.

El tittooing consiste en tatuarse los pezones para cambiar su color o su forma. Se empezó a utilizar como práctica complementaria a la mastectomía, para mejorar el aspecto estético tras la reconstrucción mamaria, pero actualmente se ha puesto de moda. El procedimiento consiste en la utilización de micropigmentación paramédica, utilizando para ello anestesia local. El inconveniente es que los resultados duran entre año y año y medio, por lo que de querer conservar el mismo aspecto hay que volver a someterse a las agujas, lo cual resulta bastante doloroso debido a la sensibilidad de la zona.

Duración: la intervención dura unas dos horas.

Coste aproximado: 1.400 euros.

La cirugía estética íntima nunca pasa de moda. Era ya frecuente oír hablar de alargamientos de pene, pero la cirugía femenina tampoco se queda atrás. Existen varias modalidades:

– Labioplastia (cirugía de labios menores): se utiliza para reducir o modificar su tamaño por molestias al roce con la ropa o por el aspecto de su protuberancia.

– Rejuvenecimiento vaginal: tiene como objetivo recuperar la firmeza de la zona, perdida por la edad y los partos, lo cual provoca una disminución de la fricción durante las relaciones sexuales. Requiere de una semana para volver a la vida normal y un mes para retomar las relaciones sexuales.

– Reconstrucción del himen: se suele hacer por traumas psicológicos o por motivos religiosos. El procedimiento consiste en hacer unos pequeños cortes en las zonas desgarradas para coserlos entre sí y restaurar así el himen.

Todas estas operaciones se realizan de manera ambulatoria, duran de una a dos horas y los puntos son reabsorbidos por la piel. Existen muchos más procedimientos de este tipo, pero los expuestos aquí son los más demandados.

¿Te harías alguno?

Deja un comentario