Elige, pero elige lo que tú quieres, no lo que crees que debes querer…

Elige, pero elige lo que tú quieres, no lo que crees que debes querer…

La sociedad actual ejerce una constante presión sobre los individuos obligándolos a tener, lo que tradicionalmente se ha venido entendiendo como éxito. Una buena posición económica, una matrimonio feliz, unos hij@s maravillosos, un mes de vacaciones en la playa… es lo que más ansía el ciudadano y ciudadana medio, no conseguirlo supone, por tanto una enorme frustración que termina agarrándose en el alma provocando un enorme dolor y desasosiego que finalmente se traduce en ira, ansiedad, depresión. El miedo a no conseguir el éxito esperado, a fracasar, tiende a paralizar, dejando al ser humano incapacitado para actuar, para intentar alcanzar sus sueños y para conseguir ser feliz.

Pero, ¿qué es realmente el éxito?, ¿qué significa fracasar?

Elige la vida, elige un empleo, elige una carrera, elige una familia. Elige un televisor grande que te cagas. Elige lavadoras, coches, equipos de c.d y abrelatas eléctricos.
Elige la salud, colesterol bajo y seguros dentales, elige pagar hipotecas a interés fijo, elige un piso piloto, elige a tus amigos.
Elige ropa deportiva y maletas a juego. Elige pagar a plazos un traje de marca en una amplia gama de p… tejidos…

Monólogo inicial Trainspotting.

¿Consiste en esto el éxito? O quizás deberíamos preguntarnos, ¿en qué consiste el éxito para mí?

Es indudable que la causa de la infelicidad del ser humano viene provocada por la insatisfacción de sus deseos, lo cual genera en este un enorme sufrimiento, que no termina nunca, ni aun cuando se alcanza el objeto de deseo, porque una vez conseguido, tendremos automáticamente uno nuevo. El deseo, generalmente de lo que posee el “otro”, es un eterno círculo vicioso, del que sólo se puede salir dejando de desear. Por qué como dicen, no es más rico el que más tiene sino el que menos necesita. Y aquí reside el secreto de una vida feliz.

El no haber cumplido con las expectativas que los demás esperan nos asusta, y este temor nos paraliza impidiéndonos ir más allá y superarnos a nosotros mismos. El miedo, es un mal amigo, un consejero traidor que nos obliga a fallar. Si te encuentras en una situación similar, si la angustia y la ansiedad se han convertido en parte de tu vida, no lo dudes y pide ayuda. Dar el primer paso es un importante paso, y necesario.

La clínica Psi en Barcelona atiende cientos de casos de personas que se sienten asustadas, inseguras y con baja autoestima, porque sienten haberle fallado al mundo, y a ellas mismas, que se perciben como auténticas perdedoras y que termina por reflejarse en sus relaciones de pareja, de familia o en el trabajo. La terapia Gestalt que desarrollan en esta consulta no se limita a personas que atraviesan problemáticas graves, ya que trabajan con un enfoque de crecimiento y desarrollo personal válido para todos en cualquier momento de la vida. La terapia promueve el autoapoyo, la salud y el bienestar personal.

El miedo como respuesta a la vida

El miedo a fracasar, a menudo se convierte en nuestro peor enemigo. El miedo, ese niño pequeño, cabreado y jodón, que se ha establecido en nuestras desequilibradas cabecitas, convirtiéndonos en un manojo de inseguridades e impidiéndonos llevar una vida plena.

Pertenecemos a una generación especialmente desarraigada, vulnerable y sin nada en lo que apoyarse. Hemos perdido el rumbo y vamos a la deriva. Nunca tanto como hoy han existido tantos casos de enfermedades mentales, con consecuencias diferentes. Suicidios, violencia, depresión… son el día a día de una sociedad enferma y corrupta, sin más valores ni más objetivos que la acumulación de capital.

Somos los hijos malditos de la historia, desarraigados y sin objetivos. No hemos sufrido una gran guerra, ni una depresión. Nuestra guerra es la guerra espiritual, nuestra gran depresión es nuestra vida. Crecimos con la televisión que nos hizo creer que algún día seriamos millonarios, dioses del cine o estrellas del rock, pero no lo seremos y poco a poco lo entendemos y estamos, muy, muy cabreados

El club de la lucha

 La crisis y los problemas económicos que ha traído han colocado a much@s en una difícil situación que acaba repercutiendo en todos los ámbitos de la vida: personal, social, laboral… Si es tu caso, pide ayuda