El mejor cuidado médico para los mayores

Autor   

El mejor cuidado médico para los mayores

Hace poco hablaba con mi mejor amiga de la nueva situación que se le ha planteado en casa. Se trata de una familia pequeña, sus padres, su abuela, un hermano y ella, que vivían en el mismo hogar y de repente su padre falleció por causas repentinas y la madre enfermó de gravedad a los pocos años, de forma que debían hacerse cargo complemente de ella ya que se trataba de un problema degenerativo. Se dieron cuenta de que de tanto cuidar de la madre, se estaban olvidando de la anciana, por lo que decidieron ingresarla en la residencia geriátrica Benviure.

En concreto, la llevaron al centro que esta empresa tiene en Barcelona, donde un grupo de profesionales multidisciplinares pone a la entera disposición de los residentes los avances tecnológicos más punteros, el mejor equipo humano y sanitario y las habitaciones más modernas y acogedoras para el cuidado de los más mayores. Esta residencia geriátrica de Barcelona es un referente en cuanto a la calidad en el servicio y el cariño en el trato. Cuando se trata de los mayores, sólo se puede aspirar a la excelencia. Cada planta de la residencia geriátrica en Barcelona está concebida para albergar a residentes con diferentes tipos de dependencias y patologías, con comedores independientes por cada planta. Se podría decir que la residencia Benviure se compone de ocho “micro residencias geriátricas” dentro de una misma residencia.

Mi amiga y su familia se quedaron muy contentos con el trato recibido para su abuela, y es que llegados a un punto hay que darse cuenta de que por mucho que queramos a nuestros mayores no siempre les hacemos el bien teniéndolos en casa. Este caso es un ejemplo de ello, ya que la señora no tenía cubiertas sus necesidades, no porque sus nietos no quisieran, sino porque no tenían tiempo ni capacidad para hacerse cargo de ella. Y esta es una barrera psicológica que debemos romper casi todos, ya que presupones que llevar a los mayores a un centro para la tercera edad o una residencia geriátrica no es más que una manera de lavarnos las manos en cuanto a su cuidado, y posiblemente lo que realmente estamos haciendo es darles una mejor calidad vida, la misma que nosotros por nuestra cuenta, bien por razones de trabajo o desconocimiento no podemos darles desde el hogar.

benviure

Debemos contemplar las residencias geriátricas como una buena opción para el cuidado de los mayores cuando no podemos hacernos cargo de ellos.

Aquí os hemos hablado hoy de este caso en concreto, pero tenemos que tener en cuenta que esto está sucediendo en muchas casas a día de hoy donde los mayores están siendo retirados de los centros geriátricos para devolverlos al hogar por los escasos recursos económicas y para poder así vivir todos de la pequeña pensión que los ancianos suelen tener. Pero hay que ver los contras. Y es que un mayor no solo disfruta de la compañía de su familia, sino que quizás se sienta también más a gusto o acompañado durante el día con gente de su edad en un centro, especialmente si en su casa está solo porque los hijos o nietos trabajan. O incluso en el caso de que sea mucho más dependiente, es posible que le hagamos daño en cosas tan sencillas como moverlo para ir al baño o darle de comer o incluso cambiarle el pañal. O lo que sucede comúnmente, que sea el cuidador el que se haga daño en su propio cuerpo por no saber o conocer las técnicas para desplazar a una persona de movilidad reducida.

Es por esto que desde aquí os damos este ejemplo para concienciaros de que muchas veces los mayores no es en casa donde mejor están, y que debemos plantearnos todas las posibles soluciones, incluido el tirar de una residencia geriátrica, donde están los verdaderos profesionales del cuidado de los ancianos.

Deja un comentario