Dietas proteicas, mitos y realidades

Autor   

Dietas proteicas, mitos y realidades

Primero fue el doctor Atkins pero luego han venido muchas dietas similares, algunas con nombre propio como la dieta Dukan o la Siken y otras con el adjetivo de hiperproteicas y todas ellas se basan en la cetosis para adelgazar. La mayoría de las veces  que hablamos de ellas surgen dos preguntas con bastante facilidad: ¿son sanas?, ¿funcionan? La respuesta a ambas preguntas es, en opinión de MedicalTV, que depende.

Este tipo de dieta evita la ingesta de carbohidratos, que son los principales portadores de energía para nuestro cuerpo, por lo que, al carecer de ellos, nuestro metabolismo recurre a las grasas para obtener dicha energía, lo que permite una rápida pérdida de peso. Ahora bien, cuando este tipo de dietas se hacen sin un seguimiento profesional es bastante común que, además de perder grasa nuestro cuerpo empiece a perder también masa muscular, lo que ralentiza nuestro metabolismo y puede provocar el temido efecto rebote o “efecto yo-yo” con cierta facilidad. Además, debemos tener en cuenta algo muy importante para nuestra salud: con esta dieta podemos presentar carencias vitamínicas por el reducido aporte de fruta y, sin embargo, llegar a tener niveles elevados de ácido úrico, colesterol y triglicéridos. En otras palabras: para poder seguir una dieta de este tipo y tener éxito debemos estar bajo el seguimiento de un profesional que realice las debidas pruebas de control (análisis de sangre sobre todo) para valorar nuestro estado físico.

Dicho esto responderé de nuevo a las preguntas del primer párrafo. ¿Las dietas proteicas son sanas? Sí, pero únicamente son seguras cuando un profesional del sector realiza un seguimiento periódico de nuestro estado físico. ¿Las dietas proteicas funcionan? Sí, pero únicamente cuando un profesional del sector nos ayuda a evitar el efecto rebote.

Dietas equilibradas con gran aporte proteico

Algunos profesionales recomiendan una dieta equilibrada en la que los alimentos con mayor cantidad de carbohidratos se ingieren durante la mañana y los más proteicos durante la tarde-noche. De este modo evitamos la acumulación de grasas mientras dormimos. También se están viendo resultados muy buenos en pacientes que llevan una dieta equilibrada y que hacen una ingesta alta de proteínas mediante este tipo de batidos de proteínas para bajar de peso.

Lógicamente una persona con problemas renales y/o hepáticos tiene completamente vetadas este tipo de dietas pues pueden ser muy perjudiciales para su salud. Pero esto es como, por ejemplo, el mito aquel que corrió como la pólvora y que decía que comer demasiado huevo puede malísimo para nuestro organismo y, por ende, no se puede comer huevo todos los días. Eso es un falso mito que no sé muy bien de dónde habrá salido pues tomar un huevo al día no supone ningún riesgo para nuestra salud, ahora bien, si eres una persona con el colesterol muy elevado es mejor que moderes la ingesta de este alimento.

En otras palabras: este tipo de dieta es saludable para algunas personas pero no recomendable para otras, y debe ser un nutricionista o endocrino quien valore la situación de cada paciente con el fin de recomendarle la dieta que más se adapte a sus necesidades, tanto en lo que a resultados concierne como en lo que a salud atañe.